Catavinum

Los vermuts Padró, de la BODEGA VINS PADRÓ, engrosan su palmarés con dos medallas en la San Francisco World Spirits Competition.

Este año, en la San Francisco World Spirits Competition, se han

juzgado más de 2.100 espirituosos de todo el mundo.

El Rojo Amargo y el Dorado Amargo Suave han sido reconocidos con

las medallas de Plata y Bronce, respectivamente.

La San Francisco World Spirits

Competition (SFWSC), el certamen de espirituosos más prestigioso de Estados

Unidos y uno de las más reputados del mundo, ha distinguido al vermut Rojo

Amargo y al Dorado Amargo Suave con las medallas de Plata y Bronce,

respectivamente. Estos dos galardones se suman a los numerosos

reconocimientos cosechados por Padró & Co. durante su primer año en el

mercado.

Los dos vermuts de la firma de Bràfim constatan su gran aceptación entre los

principales expertos. El Dorado Amargo Suave ya ha conseguido

recientemente una altísima puntuación en la Guía Peñín (94 puntos) y una

Medalla de Plata en la última edición de la Catavinum World Wine & Spirits

Competition. En este último certamen, el Rojo Amargo logró la Medalla de

Oro.

El éxito de estos dos nuevos galardones es aún mayor si tenemos en cuenta

que en la presente edición se han juzgado más de 2.100 espirituosos, el mayor

número de aspirantes en sus 17 años de historia. Además, los dos vermuts que

Padró & Co. ha presentado al concurso han obtenido sendos reconocimientos.

El jurado de la San Francisco World Spirits Competition es reconocido como

uno de los más objetivos y rigurosos del mundo debido a las estrictas

exigencias de su protocolo de decisión: las catas se realizan a ciegas, sin tener

ningún tipo de información sobre el producto ni sobre su precio. De esta

forma, se asegura la total imparcialidad por parte de los jueces.

Las dos nuevas medallas certifican, una vez más, el reconocimiento de los

profesionales a la calidad excepcional a la hora de elaborar los vermuts.

Los Vermouths Padró & Co. proceden de una larga tradición vinícola cuyos

orígenes se remontan al 1886 en Bràfim, Tarragona.

Estos vermouths se elaboran a partir de los mejores vinos y mistelas de los

que dispone la bodega, fusionándose con los extractos macerados y las

infusiones de raíces y plantas aromáticas de alta montaña.

Gracias a los diferentes estilos de botas utilizadas en la bodega, con maderas

de orígenes muy diversos, los vermouths adquieren carácter y se conservan en

las mejores condiciones hasta que llega el momento del embotellado que, por

supuesto, se lleva a cabo en la propia bodega.