Que No Te La Den Con Queso

En algún lugar de La Mancha, hace muchos años, se daba la costumbre de recibir a los diferentes tratantes de vinos que por allí se acercaban a catar los de la región, con un suculento plato de queso de la tierra. Este gran queso manchego, sin embargo no pretendía ser una costumbre de hospitalidad de los bodegueros de la zona, ni mucho menos.

Este alimento puede insensibilizar el paladar para percibir algunos defectos del vino a la vez que exalta sus cualidades. Por este motivo, esos tratantes de vino quedaban maravillados con, a veces, los peores caldos que se elaboraban por allí.

Cuando volvían a su tierra y convidaban a sus amigos a catar esos maravillosos vinos, se daban cuenta de que SE LA HABIAN DADO CON QUESO.