Nota aromática: Chocolate

El chocolate es un aroma de la serie empireumática igual que el café, el caramelo y el humo.

Las notas de chocolate pueden aparecer en muchos vinos, sobre todo tintos, donde haya una impresión de madera y de amargor. También podemos encontrar este aroma en vinos blancos muy evolucionados (olorosos de Jerez) en los que se mezclan con las notas de almendras, nueces y avellanas tostadas.

Las notas de cacao se manifiestan, casi siempre, como una gran suavidad, evocadora de untuosidad.

El Oporto y los vinos rancios presentan muy a menudo el aroma de cacao. También la variedad pedro ximénez, vinificada en dulce como vino de licor que envejece largos años en las soleras y criaderas de las bodegas, proporciona inequívocos aromas de chocolate y cacao. Igualmente en Sauternes, el cacao aparece en vinos muy intensos, unido al aroma de nueces.

El aroma de cacao se presenta a menudo en los tintos añejos y evolucionados de garnacha (unido a ciruelas pasas y confituras), y a veces en la monastrell (junto con el regaliz). En los vinos de cabernet sauvignon también se puede encontrar este aroma en armonía con la mantequilla, tabaco y casis.

La syrah es la cepa que de manera más marcada expresa el cacao.

Así pues, ya saben, el chocolate es frecuente en el mundo de los buenos vinos.